El amor propio para tener novio


el amor propio

En mi libro Inlove, que puedes comprar aquí, hablo mucho sobre el amor propio, de la importancia de sentirlo para tener novio y una relación saludable.

También en un artículo pasado les prometí, darles luces para combatir las 3 razones que yo he identificado que causan la ausencia de pareja y este artículo es para cumplir una de las tres promesas.

Revisa el segundo punto de este artículo para identificar si puede ser el amor propio lo que a ti te hace falta.

Ahora, si ya tienes claro que necesitas mejorar en temas de amor propio este artículo es para ti.

  • ¿Por qué el victimismo no refleja el amor propio?

Una persona que se victimiza es básicamente alguien que les da poder a otros o que se castiga con el propio desprecio. No confía lo suficiente en sí misma, para saberse y entenderse como alguien con todas las capacidades y condiciones para superar sus propios límites.

Voy a contar algunos ejemplos de victimismo.

  • No sé qué me pasa, pero siempre termino con el mismo tipo de hombres.

Si sabes que te pasa, a pesar de identificar que un hombre no es bueno para ti, decides continuar en la relación, bien sea porque crees que lo puedes cambiar o porque te dices mentiras y te convences de que es alguien que se ajusta a ti.

¿Sabes qué puedes hacer la próxima vez que veas que tu pareja repite un patrón que no te gusta? Cortarlo de raíz.

  • Hay algo mal en mí.

Créeme yo era de las que pensaba que había algo malo en mí, que era profundo y que no estaba en mi alcance poderlo mejorar.

¿Por qué sentía esto?

Porque no encontraba razones para mi falta de novio. Yo tenía todos los requisitos para ser una gran pareja, pero ni por esas atraía a los hombres.

Por eso, por mucho tiempo, decidí pensar que era algo malo imposible de identificar, pero luego, cuando empecé a actuar desde la autoestima, me di cuenta que no era algo inexplicable, simplemente me hacía falta valor por mí misma.

 

 

victimismo

 

  • Estoy cansada de que me hagan daño

Las personas no te pueden hacer daño si tú no se los permites. Si estás cansada de cierto tipo de actitudes de parte de otros es porque tú misma eres quien se repite.

  1. Te sigue gustando el tipo malo (y no sabes por qué)
  2. Perdonas infidelidades
  3. Te cuadras con un hombre que no te gusta desde el principio porque estás agotada de estar sola
  4. No buscas tu felicidad

Y otros tantos patrones que tú repites y que por lo tanto hacen que muchas situaciones de tu vida parezcan un loop. Créeme eso no es el amor propio.

  1. ¿Conservas un trabajo a pesar de no ser lo que quieres?

El amor propio es darnos lo mejor, lo que merecemos y lo que queremos. Conformarnos con un trabajo que no nos gusta y sufrir todos los días porque tenemos que ir, es manifestar todos los días que no nos queremos.

Sí, la sociedad se ha encargado de obligarnos a dejar el amor propio a un lado para cumplir con sus requisitos y nosotros elegimos estar muertos en vida con tal de cumplir con los estándares.

  1. El miedo al qué dirán, es falta del amor propio

Tan solo con escribir el título para mí ya es evidente que si dejamos de hacer cosas por miedo a lo que otros digan es porque confiamos más en la opinión de ellos, que en la nuestra.

Lo único que debe importarnos es lo que nosotros pensemos y si nuestras decisiones nos hacen sentir orgullosos de lo que hemos vivido.

Hace unos días veía un capítulo de las Gilmore Girls donde Paris le decía a Rory, algo así y parafraseando: Quiero hacer algo de lo que me sienta orgullosa de escribir en mi autobiografía.

Así, que pensé: ¿Qué tal que actuáremos con esa perspectiva y no en función de lo que puede decir el vecino? Estoy segura que tomaríamos mejores decisiones y estaríamos más felices.

  1. No tomar decisiones que nos hagan bien

Este sin duda, ha sido la acción que más trabajo me ha costado a mí poner en práctica todos los días.

El amor propio, es hacer que cada decisión que tomemos nos haga bien. Por ejemplo, comer saludable, hacer ejercicio, ponernos bloqueador solar, entre muchas otras.

No cuidarnos y no darnos los mejor, de nuevo, es reflejo de que nos queremos poco.

A mí en lo personal me cuesta trabajo, porque a veces elijo la comida chatarra o prefiero dormir de más antes que meditar. Sigo en el camino y aunque sé que no es volverme el Buda, sí es mejorar mis hábitos cotidianos.

  1. Te comparas cuando no puedes ver tu valor

El amor propio significa aceptarnos tal cual como somos y con lo que tenemos, entrar a compararnos, para sentirnos más o menos es un síntoma clarísimo de que nos falta autoestima.

No necesitamos del otro para entender nuestro valor, somos valiosos, valemos tanto que nada ni nadie lo puede pagar, valemos todo, independientemente de lo que diga la sociedad.

Si identificaste que te falta el amor propio, eres de las mías, y tranquila todo tiene solución. Comienza por reconocer esos momentos donde actúas con baja autoestima y toma decisiones desde este nuevo lugar. Arriésgate a hacer cosas a pesar de qué dirán y busca siempre ser feliz

Photo by Jace Grandinetti on Unsplash

Leave a comment

Deja un comentario